Ajustes básicos para fotografía macro 1: Análisis de imagen y revelado RAW

antesydespues

En este artículo vamos a intentar mostrar como mejorar una imagen en pocos pasos y de forma lo más sencilla posible. Pero antes de empezar debemos ser conscientes de que los milagros no existen, por lo menos en fotografía, y una imagen debe venir casi hecha desde el momento de la captura. En el revelado y procesado podremos mejorarla para sacar el mejor partido posible, pero si la foto es mala de fábrica seguirá siendo mala después.

Primer análisis, crítico y objetivo

Lo primero que tenemos que hacer es seleccionar nuestra fotografía siendo críticos de forma lo más objetiva posible. Ya sabemos que cada foto nuestra es como un hijo, pero aquí hay que abandonar esta idea e intentar ver las fotos, con sus bondades y sus defectos, como si no fuera nuestra. Normalmente seleccionamos nuestras mejores imágenes entre una serie y deberíamos descartar todas aquellas que tengan defectos por desenfoques flagrantes en zonas importantes, encuadre pésimo, trepidación insalvable o iluminación deficiente con zonas muy quemadas o sombras irrecuperables. Entre las fotos que nos quedan, si nos queda alguna, elegiremos con cuidado la que mejores condiciones presente en estos tres aspectos: luz, encuadre y enfoque.

Revelado RAW

Lo siguiente que haremos será abrir la imagen con nuestro programa de revelado RAW, puede ser el propio de la marca u otro que nos guste. Personalmente prefiero usar el de la marca, ya que son programas específicos creados para ese tipo de ficheros en concreto y es de suponer que tratarán la imagen con más precisión.

Con este programa vamos a corregir tres aspectos, siempre y cuando sea necesario: la luz general de la fotografía, el equilibrio de color y la nitidez. Ahora observamos con detenimiento la imagen que hemos seleccionado:

Ya hemos dicho que hay que ser críticos y objetivos, así que vamos a ello sin piedad ninguna:

1.- Composición: la protagonista está excesivamente centrada, convendría un ligero recorte y reencuadre para descentrarla.
2.- Exposición: algunas zonas de la flor están al límite de la sobreexposición, deberíamos bajar ligeramente la luz para rescatar texturas en esas zonas.
3.- Color: no está mal de color, pero da la sensación de frío, ajustando el balance de blancos conseguiremos darle más calidez. Después veremos si es necesario ajustar también el contraste y la saturación.
4.- Nitidez: aparentemente el foco está donde debería, en los ojos, pero quizás fuera necesario darle un toque extra de nitidez.

Con el programa de revelado RAW vamos a hacer los primeros ajustes que corresponden en parte a los puntos 2, 3 y 4. El resto de ajustes definitivos los haremos con photoshop.

En primer lugar vamos a corregir la iluminación, para ello contamos con dos herramientas muy útiles que nos avisarán si tenemos zonas quemadas o con sombras sin información. Activamos la pestaña correspondiente y vemos como aparecen en rojo las zonas sobreexpuestas en los pétalos, aunque eso ya nos lo temíamos:

Para solucionarlo vamos a actuar sobre la barra de “Ajuste de brillo” señalada con una flecha. Como lo que necesitamos es bajar la luz moveremos la barra suavemente hacia la izquierda hasta que el aviso rojo desaparezca de la imagen, eso nos indicará que la foto ya no tiene zonas sin información y que aunque estén aparentemente sobreexpuestas, podremos recuperar más tarde las texturas. En este caso ha bastado con bajar medio punto para recuperar las altas luces. Si la foto tuviera exceso de zonas oscuras deberíamos mover la barra hacia la derecha de la misma forma, y si por una desdichada casualidad tuviéramos zonas quemadas y zonas negras, deberemos elegir nosotros qué es lo que nos interesa recuperar, recordad que no hay milagros.

En este punto también hemos tocado las barras inferiores de contraste y nitidez para dejarlas lo más neutras posible. Estas barras corresponden a los parámetros que tenemos registrados en nuestra cámara y que sólo sirven para la previsualización en la pantalla ya que, como podéis ver, luego podemos modificarlas a nuestro gusto.

El paso siguiente será modificar la temperatura de color de la imagen, para ello actuaremos sobre la pestaña de “Ajuste del equilibrio de blancos”. Aquí podemos trabajar con varios parámetros, tenemos la opción de ajustar con parámetros preestablecidos como luz de flash, tungsteno, nublado… En este caso he utilizado el cuenta gotas y he tomado como muestra una zona del pétalo que tenía un color gris neutro, tras un par de clics he encontrado un ajuste que me gustaba y lo he dejado así. Otra opción con más control es utilizar la barra de temperatura de color.

Bueno, ya hemos avanzando algo y la foto va tomando forma. Si ya estamos conformes podemos dejarlo aquí exportando nuestra imagen en el formato más adecuado según sea el medio donde la vayamos a publicar, web o papel, pero también podemos darle unos ligeros toque más en Photoshop. Para ello exportamos la foto en formato TIFF sin compresión para que la imagen no pierda nada de información por el camino.

Ya se que es un poco molesto pero para no hacer esta entrada muy pesada, la continuación está aquí: Ajustes básicos para fotografía macro 2: Correcciones y ajustes básicos en photoshop

Artículos relacionados | Ajustes básicos para fotografía macro 2: Correcciones y ajustes básicos en photoshop
Fotos y texto | Mario Ximénez

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario